Sierra del Solán

Plaza Víctimas del Terrorismo | Mirador Urbano | Cementerio de Blanca |
Gran Vía de Blanca

Sierra del Solán

Esta ruta se dirige desde el casco histórico de Blanca hasta la Sierra del Solán y de vuelta por una de sus calles más importantes. La Sierra del Solán es una de las formaciones montañosas que rodean Blanca y encajan el paso del río Segura hacia el mar. Se trata de un paisaje de montaña, de barrancos y de cárcavas, salpicado gradualmente hacia el embalse, con naranjos, limoneros y frutales. Transcurre por un lugar donde podemos encontrar fósiles marinos que atestiguan que, hasta hace unos 5 millones de años, la Región de Murcia estuvo sumergida.

Aquí la ruta KML y GPX

Ruta 5: Sierra del Solán

01. Plaza de las Víctimas del Terrorismo

(0,3 km). Nos dirigimos hacia la Plaza de la iglesia, donde se encuentra la Iglesia de San Juan Evangelista.
A la derecha de la fachada de la iglesia están las señalizaciones del sendero PR MU-24 que se seguirán a través de las callejuelas estrechas que dan paso a las viviendas más antiguas de Blanca hasta la calle Pinar, desde donde se desciende a la pista que recorre la ladera de la Sierra de Solán.

02. Sendero PR MU-24

(1,5 km). Al comienzo de este tramo está el conocido como “Mirador Urbano”, desde donde se tiene una magnífica panorámica del núcleo urbano de Blanca y su entorno cercano (A).
Se ve la evolución del crecimiento de la trama urbana de la ciudad a lo largo de su historia: en la zona más cercana al castillo y en la falda de la Peña Negra, el núcleo de viviendas más antiguo, de época islámica, casas construidas con adobe y piedras. Tras el mirador urbano aparecen restos fósiles marinos incrustados en las rocas. Su presencia indica que grandes áreas del territorio regional, que hoy aparecen emergidas y muy alejadas del mar, en épocas geológicas anteriores se encontraban sumergidas. En estas piedras hay fósiles de bivalvos pectínidos y ostreidos del Mioceno Superior, radiolites (lamelibranquios) y nerineas (gasterópodos) e incluso icnofósiles (B y C).
Durante casi kilómetro y medio se camina por parte del sendero de pequeño recorrido MU-24 de la Hoya de San Roque para llegar al cementerio de Blanca. La ruta transcurre por parte de la solana de esta formación montañosa, con vegetación típica de espartales (Stipa tenacissima), matorrales de adelfa (Nerium oleander) y pinares (Pinus halepensis) que protegen el suelo y ayudan a frenar los procesos erosivos. Apoyando a tal fin hay instalados unos diques de corrección hidrológico-forestal que retienen la escorrentía para que su efecto no sea tan grave y tenga menor capacidad erosiva de arrastre de sedimentos. En el camino al cementerio se encuentra algún pino que hace sombra al camino, donde parar y avistar aves que anidan en las rocas calizas y que, revolotean sin parar hasta que cae la noche, y son sustituidas por quirópteros. Algunas de estas especies son el avión roquero (Ptyonoprogne rupestris), el halcón peregrino (Falco peregrinus) o el cernícalo (Falco tinnunculus).
Con suerte y paciencia se verá el elegante vuelo de rapaces como el águila perdicera (Hieraaetus fasciatus), el águila culebrera (Circaetus gallicus) o el ratonero común (Buteo buteo).

03. Camino del cementerio

(1,2 km). Pasa por la carretera que rodea el cementerio y desciende a la carretera comarcal MU-553, girando a la derecha en dirección a Blanca.
En toda esta zona, del Alto de Bayna, hay casas excavadas en las laderas de la Sierra de Solán. Se trata de casas cueva, la mayor parte de ellas deshabitadas en la actualidad, que necesitan un proyecto global de recuperación con fondos públicos que permita su rehabilitación (D y E).

04. Camino al castillo

(1 km). Esta arteria principal de Blanca transcurre hasta la Plaza de Las Víctimas del Terrorismo. En ella se localiza la Casa del Conde de la Vallesa8.

Patrimonio natural de deporte y salud

Ver rutas

X